Iluminación LED

La nueva fuente de luz que nos proporciona la tecnología LED es de mayor calidad en el más amplio sentido de la palabra.

Proporciona una iluminación más natural y confortable; los colores se revelan de manera más real.

Eleva a los niveles más altos el aprovechamiento de la energía; transforma hasta el 90% de la energía.

Su vida supera con creces a cualquier tecnología existente, llegando a más 50.000 horas rindiendo por encima consumida en luz del 70% de su brillo inicial.

Es totalmente reciclable puesto que esta tecnología no usa de elementos nocivos para el medio ambiente en su fabricación.

Es una nueva era en la generación artificial de luz que, cambiara el concepto de iluminación.

Además poseen muchas otras ventajas que hacen de este producto una inversión interesante y eficaz para lograr la eficiencia energética.

Ventajas

• AHORRO ENERGETICO – El aprovechamiento de la energía del LED es de aproximadamente un 90%, contra un 15% de la lámpara convencional en las mejores condiciones.
• DURABILIDAD – El LED tiene una vida media entre 50.000 y 100.000 horas contra la luminaria más longeva, que no llega a las 10.000 horas, o las 1.500 horas de una lámpara halógena.
• MANTENIMIENTO NULO – El LED trabaja directamente con la corriente eléctrica, no necesita elementos auxiliares para su funcionamiento; dichos elementos que tienen que ser reemplazados con el tiempo, tienen una vida media muy baja.
• COLOR – Gracias a la tecnología LED, en un diodo RGB disponemos de 16 millones de posibles combinaciones de colores, algo impensable en la Iluminación convencional.
• TECNOLOGIA ELECTRONICA – La tecnología del LED es totalmente electrónica, con menores perdidas y mayor aprovechamiento energético, mas rendimiento, con menos energía.
• NO EMITE UV NI IR – El LED solo emite la frecuencia que necesitamos, no produciendo trastornos ni contaminación lumínica.
• RECICLADO NO CONTAMINANTE – Por los materiales de construcción del LED, no tenemos el gran problema de los gases de metales pesados.
• CONTROL DE LA LUZ – Podemos controlar y dimmerizar la luz, en un rango de 0 a 100%, algo impensable en la luz convencional.
• ALIMENTACION A BAJO VOLTAJE – Evitándonos muchos problemas y peligros. Ahorro en material eléctrico. Al tener un consumo ínfimo, tenemos un ahorro considerable en sistemas de protección y de conducción (cables).
• PRESERVACION DEL MEDIO AMBIENTE – Al necesitar menos energía para trabajar, emitimos una cantidad de CO2 a la Atmosfera menor, además sin producir ningún tipo de contaminación lumínica, al ser fácilmente controlable.