Biomasa

La energía a través de la biomasa es básicamente utilizar la materia orgánica como fuente energética. Esta materia orgánica, es heterogénea. Pueden ser desde deshechos de agricultura (huesos de aceituna, cáscaras de frutos secos, restos de poda de vid…) a restos de madera, como pellets o serrín.

Se trata de un tipo de producción de energía más barata, renovable y con menos emisiones por su forma de combustión. Además, ayuda a mantener limpios los bosques por lo que ayuda en la prevención de incendios.

¿Cómo se procesa la biomasa?

Se utilizan calderas donde el  material se quema poco a poco, lo que genera también cenizas que pueden ser usadas posteriormente como abono.  Si se instala un acumulador, se puede almacenar el calor sobrante generado.

¿Para qué se utiliza?

Generalmente para generar calor, y a nivel industrial en ocasiones para electricidad, aunque es un proceso más laborioso. Se pueden instalar calderas de biomasa en las viviendas, para obtener calefacción (por suelo radiante)  y calentar agua.  

Ventajas de la biomasa:

Así, la biomasa resulta una fuente de energía renovable más barata, segura y eficiente, con menos emisiones y que contribuye al mantenimiento de los bosques o al reciclaje de residuos agrícolas.

No hay que olvidar que esta materia orgánica ha de obtenerse de forma controlada y sostenible.

¿Qué factores benefician a la biomasa?

El empleo de la biomasa como fuente alternativa de energía limpia se ha visto considerablemente ayudado por una serie de factores:

– Subida del precio del petróleo

– Crecimiento de la producción agrícola

– El cambio climático

– Aumento de la preparación técnica y el conocimiento científico en la investigación de renovables

– Escenario económico propicio para la explotación de plantas de biomasa

– Trabas burocráticas a otro tipo de promoción de energías renovables

Por estas razones son muchos los países que optan por hacer uso de centrales de biomasa, siendo Europa el principal foco de actuación con las cinco centrales más grandes del mundo en Inglaterra, Polonia y tres en Finlandina.